Luego hay quien se cree las bromas

DSC00450

Hay un sitio que permite crear guiones al estilo de (y tan malos como) los de Dan Brown.

Luego, suceden cosas como éstas…

DSC00451

El mundo de la música clásica se revoluciona (ah chingao, ¿será motor?) cuando el prodigioso director de orquesta Roland Thomas interpreta en un concierto privado la supuesta reconstrucción del primer movimiento de la mítica Décima Sinfonía de Beethoven. Uno de los invitados al acontecimiento, el joven musicólogo (músico pueque, pero ¿musicólogo?) Daniel Paniagua, sospecha al escuchar una música tan sublime y le asalta las dudas. ¿Y si la partitura original de la Décima existiera y hubiera llegado a manos de Thomas? (¿o la habrá reconstruido con meditación trascendental?) ¿Y si el genio de Bonn hubiera vencido la supuesta “maldición de la décima”, que se dice acababa con la vida de los compositores que intentaron finalizarla? (Si Juárez no hubiera muerto, ¿todavía viviría?)

Tras un cruento asesinato, comienza una peligrosa carrera en la que Daniel, ayudado por una intrépida juez y un perspicaz inspector de homicidios (y un marcianito llamad Guazú que sólo él puede ver, para completar la lista de personajes cliché), tiene que enfrentarse a influyentes grupos de poder, desde oscuros hombres de negocios a descendientes de Napoleón que pelean pos hacerse con el llamado “Santo Grial” (/Sántasmamadas/, Batman) de la música clásica.

Ninguno de ellos sabe que la respuesta a todas sus preguntas está en el convulso pasado de Beethoven (por lo que buscaban afanosamente en las biografías comparadas de Marilyn Manson y Franz Beckenbauer) y en un amor prohibido que ha permanecido oculto hasta ahora.

 

Háganme el fabrón…

 

4 comentarios

Entradas populares