Ficción I

Velas

Dame media docena de tus secretos. Cóbramelos si quieres. Pero no me los des todos ahora, repártemelos en, digamos seis meses.

Al cabo de ese tiempo te habré conocido. No habrá hondura, negrura o pudor que guardar ni esconder.

Sí, ya se lo bonito. Ya se a lo que aspiras, pero no te conozco. Hasta que pueda estar seguro que no hay nada guardado. Quiero conocer a tus muertos, tus exes, tus miedos, tus traumas, tus berrinches, tus travesuras...

Quiero saber lo malo que has hecho, tus arrepentimientos, tus llantos, tus heridos de guerra, tus abandonados en el campo. O que, ¿crees que eso no eres tú?, ¿crees estar por encima de tus socuridades?, ¿crees que el ave Fénix no se quemó la cola al salir de la lumbre?

Cuando tu ya aprendiste... y resultaste ser... Pero ahora sólo tu lo sabes.

Me gusta ser lo que soy. Pero, "amigo", ya no es suficiente; "amante", puedo pero no me basta; que tal... tu "wey", tu "manito", tu "brother", tu "cabrón"... Si, quiero ser tu "cabrón" que me despiertes a las tres de la mañana pa' platicarme tus sueños, que me pendejees cuando rompo botes.

Quiero ser tu cómplice. Pero tú eres solemne, y esto va a quedar en ficción...

***

1. Y hablando de secretos, estos sí están pocamadre...

2. Gracias por la frase inicial, Residuo Tóxico...

 

Technorati Tags: ,,
6 comentarios

Entradas populares