dosmilnueve

Entre otras cosas habrá cambios. Pero más que ninguna otra cosa, este año… habrá cambios. Es decir, como siempre.

Veamos:

  1. Mi niño se va al kínder y no creo que el kínder esté preparado para él.
  2. Estoy a misa y media de declarar mi ateísmo o mi pangnosticismo (lo mismo da). Pero no puedo seguir perpetuando la mentira en que a religión se ha convertido. No puedo seguir diciendo que un dios Omnipresente, Omnipotente, Omnigénico y Omnívoro necesita que unas criaturas le digan que sí creen en él para pasar su control de calidad de almas y que en premio los enviará al paraíso del que no necesitarían si carecieran de alma (los animales viven en el paraíso por el simple hecho de que no tienen noción del bien y el mal).

    Tampoco entiendo que hace crucificado (a nivel religioso… a nivel social y simbólico sí entiendo lo que le pasó a Emmanuel de Nazareth).

    Tampoco puedo enseñarle a mis hijos que hay personas que son dueñas de la verdad a pesar de que la verdad está llena de incongruencias.

  3. Es el año del freelanceo.
    Y entiendo que me las he de ver prietas, pero las cosas están dadas, la preparación de todos mi añitos de escuela y chamba me tiene en el punto en que la respuesta lógica es un rotundo YA. Para eso estuve luchando. Lo único que me falta son más ahorros y menos deudas, pero eso nunca va a mejorar. Así que pueden estar esperando más noticias.
  4. Canadá chupó faros por cuestiones monetarias y algunas familiares. No me agüito, lo pongo en el tintero y sé que mis hijos recibirán el empujón que necesitan para ser los ciudadanos globales que deseo que sean.
  5. ¿Cambio de casa? (Este, en lo personal, me da miedo) Pero sospecho que no será el último.
  6. A está plenamente metida en la chamba y las cosas se darán mejor si yo logro freelancear.
  7. a es una señorita. Y yo no me lo creo.
2 comentarios

Entradas populares