Tenerlo todo, el punto de equilibrio y la ganancia

 

Empezó acá…    Manuel agregó lo suyo… y ahora sigo yo.

 

Nota aclaratoria:

Los plurales son como los gentilicios, ahi cada quien que agarre lo que quiera.

 

Premisa 1.   Las mujeres no dicen la verdad.

¿Por qué? Pues no lo sé. Por que les parece importante el misterio, por que no saben la verdad, por que las señales son importantes, por que hallar al hombre de su vida implica asuntos cósmicos, esotéricos e indescriptibles. Yo que se, no soy mujer. Con las chicas en la burbuja rosa el problema se acrecenta.

No les estoy diciendo mentirosas (guarden los tomates un ratito). Lo que digo es que les gusta usar señales, símbolos, vericuetos, artimañas, artilugios, trucos, trucos sacados de 15 a 20, Eres y Cosmo (según su grupo de edad). Les gusta que alguien más dé el primer paso, pero sólo en base a las señales que ustedes enviaron previamente.

Premisa 2. Las mujeres quieren tenerlo Todo.

Esto nunca ha cambiado, lo que ha cambiado, en todo caso, es su definición de Todo.

Malas noticias, no pueden ser modelos de 45 a 55 kilos con abdomen de hierro, piel de porcelana, piernas de a metro-veinte, vitalidad de quinceañera, malicia de treintañera, feministas (en el grado que deseen), ejecutiva, Madre®, cristiana comprimetida, esposa, amante de noche y media, super vestida, super peinada, ricas, sabrosas (valga la redundancia), amigas de café, jugadoras de tenis y/o bridge, tejedoras, bordadoras, Hijas® e ir al día con la novela de las nueve. (Por cierto, abandonar la novela de las nueve no es mala idea).

Conclusión.

Cuando las mujeres dicen que no quieren tenerlo todo, están mintiendo.

 

Y se la viven estresadas queriendo alcanzar una olla de oro al final del arcoiris que no existe mas que en sus mentes, en Sex and the City y… ya.

***

Los hombres en cambio, tendemos a jugar el juego de otra manera… mas soccer, mas conservadora. Tenemos prioridades (o la ilusión de), tenemos más reglas aparte de la regla No. 1 (o la ilusión de), tenemos un sistema (o la ilusión de)…

Tendemos a buscar un punto de equiibrio y a partir de esa tendencia una ganancia. Hacemos sacrificios en función de lo que dejamos de ganar, pero esos sacrificios no nos quitan el sueño, son perdidos en batalla. Es decir, nuestra lista de prioridades incluye cosas trascendentes e intrascendentes, igual que la suya, pero es mucho más corta y no se contradice.

Si dice panza de hierro, no incluye chelas; si pone ser BuenPadre®, no incluye Teibol; si pone casa grande, pone también horas extras…

***

Conclusión 2:

Niñas, si van a buscar la olla de oro, se van a perder. Si quieren una porción del pastel, estén dispuestas a pagar el precio y encontrar quien lo pague con ustedes.

 

® Todas son marcas registradas. No, no es cierto. Pero cada cosa de esas se merece post aparte, engloba muchas cosas o algo así.

A: Tú busca tu olla, perol o pocillo, estamos juntos en esto.

Comentarios

  1. Que buen blog. Me encantaste.

    En cuanto a tu post...tienes toda la razòn, las mujeres todo queremos, pero es por una simple razòn:todo lo merecemos. So? Asì tenìamos que ser, algunas buenas, algunas zorras, algunas soñadoras y cursi, y el resto casadas, pero aceptalo, no pueden vivir sin nosotras.
    Soy cero feminista ok?, sòlo le doy la justa dimensiòn a las cosas.

    Nice to meet you.

    ResponderEliminar
  2. A: eres una santa!!!

    Rubas: no voy a opinar hasta que lea bien tu post, porque si no ahorita te agarro a patadas

    ResponderEliminar
  3. No mames pinche Rubas, te digo que eres mi heroe, lo sumarizaste en pocos párrafos!!!!
    Y Ale, querida, no podemos vivir sin ustedes, así en plural, lo cual las hace sustituíbles (jitomates por favor)
    Un abrazo desde el desierto
    Manuel

    ResponderEliminar
  4. seee..dense gusto mèndigos.A poco creen que son los ùnicos?? jejeje
    Te voy a compartir mi guia espiritual ok? "Al ladròn y al acostòn lo hace la ocasiòn",NUNCA LO OLVIDES.Las viejas tambien roban.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Yo miento, tú mientes, él miente...

Entradas populares