Política también es una mala palabra.

…si el diablo no existe, si ha sido creado por el hombre, éste lo ha hecho a su imagen y semejanza.

F. Dostoievsky en Los Hermanos Karamazov

Política, Política Pública, Instrumentos de Planeación, Planes, Programas, Proyectos, Asignación, Licitación, Leyes, Códigos, Reglamentos, Participación Social, Inclusión, Movimientos sociales, Organización, ONG, Responsabilidad, Autoridad, Burocracia, Sexenio, Periodo… Puuuuts.*

El tema no es sencillo, LOS temas son al mismo tiempo esquivos por lo que falta de educación, por lo que se guardan y sencillos por que los tenemos en las narices todos los días.

Ayer estuvimos discutiendo, como parte de lo trabajos del Diplomado que se organizó con muy buen tino en la Universidad Mesoamericana, gran parte del complejo listado con el que empecé, listado que debiera ser reorganizado en busca de su estructura centralizada para atacar a su núcleo con la fuerza necesaria. Creo que quedarían como víctimas ideales la cultura y la responsabilidad.

Mas aún, no la Responsabilidad sino MI RESPONSABILIDAD. Y allí viene la relación con la cita de Dostoievsky. No hay mejor diablo que el que nos hemos creado, no hay maldad en la naturaleza, por ende es nuestra la responsabilidad del valor moral de los actos y omisiones presentes y futuras.

El punto de inflexión (ese, sí, ese donde la marrana tuerce el rabo) está en la escasa/nula visión que tenemos de nuestro rol en la generación de las políticas públicas. Junto con la falta de entendimiento de la anatomía gestacional de dichas políticas públicas.

Hoy, mientras manejaba, venía intentando estructurar esas ideas con base en los ejemplos que he apreciado últimamente en cuanto a la generación de iniciativas de políticas públicas. Pensando en Barzones, Atencos, 400 pueblos (por el lado más malo); Obamas (Incluido el cartel de Shepard Farey), Gore’s Global Warming, Las reformas estructurales de Calderón (que se quedaron en pésimas intenciones no por el contenido sino por la jiribilla) y el Voto Nulo.

Y encontré entre todas estas iniciativas puntos de anclaje que las estructuran de manera mas o menos inteligible y sobre las cuales podría empezar a divagar. Pero en este punto prefiero tomarlas como hipótesis y empezar a leer. Volver a la Revolución de la Esperanza, a Naomi Klein y encontrar cuanto pueda para armar mi Anatomía de una Política Pública para México.

Si llego a desatorar este punto, les aviso.

(* Que por mucho sobrepasa a un etcétera.)

Publicar un comentario

Entradas populares