Ateo, apóstata y sin Dios

n20_00000020

Ayer me fui a desayunar al parque, frente al lago. Y pensé en forma de post. Pensaba en mi ateísmo. En ser “descubierto” por mi madre… Sí, soy un ateo de closet.

Por qué no soy un ateo militante y por qué me importa la opinión de mi madre son asuntos que ayer dilucidaba viendo patos y garzas.

***

Soy ateo, no por que niegue la existencia de dios, es que no la puedo afirmar. Aún si pudiera afirmar la existencia de dios, creer que tiene emociones, o que escucha o que somos sus hijos, es una antropomorfización que no haré. Si existe un dios, es un ente que ni puedo ni tengo deseos o intenciones de entender. Es más, sí existe, no es un principio creador, sino una consecuencia evolutiva.

En conclusión, no creo en dios, por que no vale la pena entenderlo, ni adorarlo, ni humanizarlo. No creo en dios porque a un ser supremo no tiene porque importarle si su creación lo adora, eso sería infantil. No somos sus juguetes, no quiero un dios niño. Si existe, es; independientemente de mi creencia o adoración.

Sin embargo, repito y lo sostengo. La religión funciona a nivel social, a nivel barrial como aglutinante, pegoste, engrudo. Organiza a las personas, les da la ilusión de un bien común, de una meta, y los pone a chambear. Cuando las jerarquías son lo suficientemente verticales, hay corrupción. Sin importar el origen o destino de la organización. Y sí, eso es reprobable.

Al contrario del resto de la masa, prefiero a la religión que a dios. Creo que los que tienen a su diosito personal acomodaticio lo hacen por debilidad.

***

A nivel familiar, por lo mismo, no digo mi ateísmo, no lo proclamo, no soy apóstol de Dawkins. Me entiendo en un conjunto de esferas que inicia en mi conciencia, sigue con mi yo, luego mi familia, luego mi  grupo, luego mi sociedad. En la esfera familiar, no voy a crear cismas, no voy a romper ilusiones. No voy a salir gritándome apóstol social a costo de mi familia, eso no tiene sentido.

Por eso, por eso soy un ateo de closet.

5 comentarios

Entradas populares