Mmm, mmm, mmm, mh…

barackododson

Adoro el inglés. Y el buen español en segundo término.

Eso me hace malinchista y pretencioso al intentar explicar algunas cosas. Por que además de querer decir palabras extranjerosas las explico, o las contrasto con su traducción más directa o me aviento traducciones literales que carecen de sentido en español.

Las cervezas no ayudan, por cierto.

Los crash test dummies, por ejemplo, se sueltan esta lindura de frase: There was this boy whose parents make him come directly home right after school…

Tiene un ritmo maravilloso, ni una coma, (casi) ningún pronombre, ni muletilla, ni palabra repetida… Es una maravilla que no ha sido superada por nada desde “De recuerdo, me quedan sus colores. Dos hojas de un cuaderno dice amor entre borrones”

El inglés evoluciona de manera inteligente, se le nutre (se escribe mucho) y se le poda (se lee y critica mucho), se agregan palabras, se lleva recuento de las mismas, se apoya a las antiguas y precisas palabras que andan rondando por allí. Se estudian, se popularizan: VIVEN.

Adoro el inglés… y el BUEN español en segundo término. Aunque no sea experto ni en lo uno ni en lo otro.

3 comentarios

Entradas populares