Tocando Fondo

 

Con el mundo de nalgas, lo único que puede uno hacer es picarle el hoyo.

Le decía ayer a A que los últimos días de la semana parecían una burla del mundo. Si yo decidía x el mundo decidía y, blanco y negro, perros y ornitorrincos.

Es ese sentimiento de que bateas la mitad de las bolas lanzadas y además van de voladitos de foul para el primera base.

Sentirse tocando fondo. La oportunidad perfecta para picarle el hoy al destino/mundo/resto-de-la-humanidad. Eso

Tocando fondo nací un buen día,
tocando fondo ando todavía.
Menos hermoso que como fuera,
menos odioso que de otra manera.

Me declaro imperfecto,
pateando la sombrilla.
Prefiero ser abierto
a pasearme anunciando
que soy la maravilla.

Me publico completo,
me detesto probable.
Si uno no se desnuda
se transfigura en reto
todo lo desnudable.

Tocando fondo, como ir cantando,
es algo hondo, que no anda esperando.
No tocar duro nuestras verdades
levanta muros, pudre capitales.

Quizas sea inoportuno
o acaso delirante.
Soy de tantas maneras
como gente pretendan
o mas calificarme.

Asumirse los fueros
es no dictaminarse.
Me publico completo,
me espero mejorable
desde mi parlamento
de guitarra sonante.

Tocando fondo nací un buen día.
Tocando fondo ando todavía.

Cortesía de MetroLyrics.com

Y el formato es robado de un nuevo favorito de la bloggeritud El ideario de un Superheroe

Publicar un comentario

Entradas populares