Monumentos

Tuve un profesor de Astronomía. Nos hablaba de las magnitudes astronómicas, precisamente. Nos decía que, pasado un punto, cualquier magnitud/cantidad se convierte en un número irrelevante. Nos pasa lo mismo con los crecimientos exponenciales (recomiendo ver este vídeo que lo explica magníficamente, había uno más extenso que no encuentro)

 



Simplemente nuestro cerebro no está cableado para captar (sin entrenamiento) estas formas numéricas. En las útlimas semanas hemos recibido varios bombazos de números que, atascados en medio de un discruso añejo, obtuso, deforme se han diluido, o se han encargado de diluirlo.

César Pérez Becerril y la Estela

Un monumento inflado presupuastalmente, inconcluso, deformado para acomodarse a intereses de voraces, malintencionados e ignorantes. Un ir y venir de declaraciones. Un conocimiento pleno, transparente, vergonzante, irremediable de la corrupcíon que desde que saíó de su parte democrática de concurso público ha caído en una avalancha de mierda que es casi costumbre por su cercanía a lo político. Un mierdero como una consecuencia esperable, por la diosa. Un monumento a la corrupción rampante del sistema partidista político Mexicano. (Recalco mexicano, para que se note que es de todos y para todos).

En las cifras, es fácil conocer el engendro que se parió. No las pongo.

Me quiero referir al discruso en que se encaja el hecho físico (el monumento) y los resultados palpables (la corruptela, el presupesto inflado, la inconclusión). El gobierno federal se enconde, cambia fechas y convocatorias para lograr el corte de listón. Intenta olvidar. Defeca en medio de la sala y se quiere retirar tan camapante no sin antes sacudir las patas como si con el rito se cumplimentara un "algo" que es imposible definir. Un remanenete barroco de una sociedad colorida, que ha dejado que un perro maleducado reine gracias a sus dientes y sus garras, y nada mas.

Un monumeto desligado de su entorno, de su ciudad, de su simbolismo gracias a un tasajeo orquestado por un burócrata fractal capaz de manejar paralelismos presupuestales que aseguran su supervivencia (muy cómoda por otro lado) en un régimen que ya no sabe para que vive desde hace muchos sexenios.

Y un discurso en el que todo puede engarzarse, sin mucho esfuerzo, sin inventar nada. Añadiendo piezas prescindibles y asustadizas al sistema de comunicación gubernamental que no pudo evolucionar en tiempos de transición. Un sistema que vive de recibir prebendas y que tuvo la delicadeza de llevar a Paty Chapoy a hablar ante las comisiones del congreso para evitar que se les retire la posibilidad de lucrar con un sistema democrático que apenas, apenas y con las uñas logra ser un sistema electoral (electorero, decía Fidel Briano). Un sistema que con batallas y sin mucha credibilidad cuenta papeletas de vez en vez.

25 millones

Un sistema que a través de la replicación de contenidos cada vez mas abyectos que rebotan en un extraño juego de espejos infinitos, se arma un discurso que ya no necesita endulzantes para estructurar su idea: Paz es Guerra, Libertad es Esclavitud, Ignorancia es Fuerza.

Ayer, que me desvelé con la pobre esperanza de ver un rostro sonrojado de vergüenza intentando explicar el traspié de 25 millones atrapados en el laberinto de la justicia burocrática del pene más largo. (Normalmente me desvelo con otras intenciones). Oh, sorpresa, El discruso se armó mas-menos así.

Mexico está muy pobre y tú no has hecho nada. Los indígenas no son capaces de la creación de riqueza y la culpa es tuya, televidente-que-comiste-hoy-tres-veces. La lucha contra el narco *interferencia* [cifras, cifras, cifras] (imágen del reportero terregoso tras una gesta heroíca, junto a muchas humvees) *ablandamiento de corazón* #25millones y las siguientes palabras en una retahíla tan veloz como incomprensible PGR, aseguramiento, responsable, explicación (era para el pago de algo, [sic]), productora, renuncia (foto en media pantalla de un fractal con cara de burócrata) *Pausa comercial* Luego el presidente gana en una discusión verbal. Pacaso *risas forzadas*. Luego políticos en un orden poco definible dicendo cosas relativamente poco relacionadas con las de ayer, excepto por el arroz, pues.

Dos cosas para hacer notar. Yo estaba esperando la nota, por tanto pongo lo más posible de ella, la duración real fue menor a los dos minutos. Otra, faltaron muchas cosas de explicar: por qué la PGR revisó un avión oficial, qué buscaban, quién les avisó, quién es el comandante que se encargó del operativo, por qué en efectivo, quién es esa productora, de quién es, por que en Toluca, por medio de qué macanismo legal y con qué grado de responsabilidad quedan libres los funcionarios, qué se va a hacer con los 25 millones, qué se estaba pagando, que opina hacienda, la tesorería, y el bamco de méxico de estas transacciones en efectivo, y la Siedo (si exitiese aún, pues) y Poiré y Maricela Valencia... Es decir, ¿en serio, dos minutos y problema resuelto?

Vamos, le dieron más espacio a la nota de la OCDE logrando, en un acto de franca prestidigitación, acusar a Carlos Slim de ser un monopolio televisivo.

El problema pasa por el duopolio, por la corrupción, por la educación, por la cultura democrática, por los controles ciudadanos (inexistentes), por lo barroco, lo mestizo... Por primera vez, no puedo terminar, debo sólo abandonar para permitir que la discusión tome los temas y los abunde ramifique especialice, contextualice, deseche, critique...

Por lo pronto me quedo con la intención de desmenuzar los discursos, quitar la paja, hallar significados.

(esta entrada debia ser publicada en http://cabildeos.wordpress.com por alguna razón no me dejó)

3 comentarios

Entradas populares