Vanha



La lengua nació con la necesidad de expresar conceptos complejos. Conceptos que rebasaban al ideograma, que permitían el reajuste constante de ideas nuevas.

Intentar expresar el concepto de no pensar, pensar en no pensar requiere de neganciones que sobrepasan, por lo menos, a nuestra lengua occidentalizada. Eso intentaba decirle ayer a mi cincoañero, pensar en no pensar. Vaciar la mente. Lograr concentración.

(Y no es que le falte concentración, es sólo que necesita de cambios de canal más rápidos para poder ajustarnos a ciertos horarios)

¿Estamos a punto de rebasar la lengua?

Se habla de una singularidad tecnológica en que las máquinas se autocontrolen. Primero vendrá la singularidad ligüística. Sea eso lo que sea.

Imagen vía: http://www.slideshare.net/JdCaFe/cmo-empezar-con-buen-pie
2 comentarios

Entradas populares