Singularidad Beta


Erase un niño [de edad indeterminada] cuya labor era contar estrellas. Contaba y al tiempo que contaba, encedía estrellas. Contaba en un órden preciso, determinado e inexpugnable.
El niño creció, de alguna manera, e inventó un algoritmo que encendía las estrellas y las contaba bajo el mismo órden cíclico, lógico e inexpugnable de antes. Abrió un blog, subió el algoritmo y se lanzó de un puente.

Llamamos a éste evento singularidad Alfa. Donde la singularidad aviva el relato, el robo, el crimen, la decadencia... Y la autocosciencia. Y la autocosciencia determie el funcionamiento de los portadores de la misma.

Dios creó al hombre y el hombre conoció de la humanidad de Dios. Llamamos a este evento singularidad Beta.

6 comentarios

Entradas populares